688 90 64 71
info@inspirapsicologia.com

Ansiedad

“Hay circunstancias que no podemos cambiar y otras que no podemos evitar, pero sí podemos determinar cómo vivir cada una de ellas”

La ansiedad es una respuesta emocional adaptativa (sana) de los humanos ante una situación potencialmente peligrosa. Se trata de un mecanismo psicofisiológico que nos prepara para enfrentarnos a la situación, o huir, activándonos a nivel mental y físico para que tengamos todos nuestros recursos disponibles.

Actualmente, los factores estresantes a los que nos enfrentamos han cambiado, y la ansiedad se muestra en muchas situaciones que aparentemente son inofensivas (espacios abiertos, trabajo, en casa, en el metro, etc.) y es aquí cuando hablamos de ansiedad patológica.

Cuando resulta difícil de controlar y es muy intensa o dura semanas o meses, es muy probable que se haya convertido en un trastorno de ansiedad.

Entre el 15 y el 20% de la población padece o padecerá un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida.

Los principales síntomas de ansiedad son:

  • Cognitivos: preocupación, inseguridad, temor, pensamientos negativos, autocríticas, temor a perder el control, sensación de salir de uno mismo (despersonalización), dificultad para tomar decisiones, etc.
  • Fisiológicos: palpitaciones, sudoración, presión en el pecho, dolor de cabeza, mareo, molestias estomacales, escalofríos, tensión muscular, sequedad de boca, temblor, dificultad para tragar, dificultad al respirar, dolor de cabeza, nauseas, alteraciones en el sueño, en la respuesta sexual, etc.
  • Motores: evitar o escapar de la situación, fumar, comer o beber en exceso, tartamudear, llorar, quedarse bloqueado, estado de alerta, verborrea, etc.

Diferencias principales entre ansiedad normal y ansiedad patológica:

Episodios poco frecuentes. Baja intensidad de la experiencia. Duración con tiempo límite. Reacción esperada al estímulo. Sufrimiento transitorio. Baja o nula interferencia en la vida

Episodios muy repetidos. Alta duración de la experiencia. Tiempo excesivo o muy prolongado. Reacción desproporcionada al suceso. Sufrimiento intenso y duradero. Profunda interferencia en la vida.