688 90 64 71
info@inspirapsicologia.com

Obsesiones

“Las fantasías que nos creamos no nos dejan tomar contacto con la realidad, que siempre tiene algo bueno que ofrecernos”

Los pensamientos obsesivos son un tipo de pensamiento circular, que se caracterizan por ser intrusivos (aparecen involuntariamente), que la persona no es capaz de parar y que se repiten en su mente. Le producen preocupación y ansiedad y, en ocasiones, conductas repetitivas para tranquilizarse (compulsiones). Los intentos por parar los pensamientos obsesivos suelen producir un aumento de los mismos y de los síntomas de ansiedad asociados.

Las obsesiones asaltan una y otra vez a la persona que las padece, haciendo casi imposible su funcionamiento normal, impidiendo la concentración y generando un elevado nivel de ansiedad. A medida que la persona entra en el bucle de la obsesión, sus pensamientos se distorsionan hasta llegar a perder la visión realista de las cosas.

El contenido de las obsesiones versa sobre problemas de la vida de la persona y sobre temas de especial relevancia para ella: la imagen personal, la contaminación, la comprobación para mantener la seguridad en su entorno, el orden o el tener la absoluta certeza de las cosas.

La imagen personal

la persona se obsesiona con estar siempre perfecta físicamente, y está constantemente pensando en las consecuencias catastróficas de no estarlo, por lo que tiene conductas compulsivas de mirarse al espejo continuamente, arreglarse, etc. No estar perfecto le produce reacciones muy intensas de ansiedad.

La contaminación

la persona se obsesiona con que todo su entorno esté perfectamente limpio. Los pensamientos obsesivos le llevan a preocuparse demasiado por los gérmenes y posibles infecciones que puede contraer y por la posibilidad de ser contaminado. La compulsión asociada es limpiar en exceso, aunque nunca consigue tranquilizarse a largo plazo, por lo que sigue obsesionándose y ritualizando la limpieza.

La comprobación

tiene que ver con comprobar las cosas para asegurarse de no causar posibles daños a terceros o a sí mismos y proteger a su entorno (cerrar el gas, cerrar la puerta de casa, comprobar el coche, etc.).

El orden

cualquier desorden produce en la persona un estado de ansiedad que le lleva a obsesionarse hasta los más mínimos detalles. Necesita tenerlo todo dentro de su orden para poder estar tranquilo.

Absoluta certeza de las cosas

 el contenido de las obsesiones tiene que ver con asegurarse de que sus pensamientos son ciertos, por lo que la compulsión suele ser cognitiva; en este caso, no es una actividad física sino responderse a sí mismo para asegurar sus pensamientos.