688 90 64 71
info@inspirapsicologia.com
pareja

pareja

Las parejas se pueden clasificar de muchas maneras, aunque hoy las voy a definir con esta dicotomía: complementarias o simétricas. La terapia sistémica ha definido de esta manera las parejas y resulta muy útil para la comprensión y también para el trabajo terapéutico.

Las parejas simétricas o iguales parten de un punto de vista muy parecido. Tienen valores y personalidades muy parecidas. En un principio pueden ser parejas que encajen muy bien porque no hay lugar para las discusiones ni los choques. La convivencia resulta estable, fácil y simple. Quienes se incorporan a una pareja con este modelo, prefieren la estabilidad de la similitud que el enriquecimiento de la diferencia. Para quién este modelo es aceptable, porque no busca el crecimiento, sino más bien la ausencia de conflicto y la tranquilidad va a ser un modelo de pareja funcional.

Una pareja complementaria es una pareja en la que se produce crecimiento personal para los dos miembros. Ambos se nutren de las diferencias del otro y van creando su propio modelo de funcionamiento. Este proceso necesita de discusiones y conflictos, que se pueden vivir como fases de acoplamiento más que como un problema de pareja. Las parejas que consiguen este estado suelen hacerlo a través de una serie de crisis que van superando, y la unión se convierte en una fuente de enriquecimiento, digna de ser mantenida por mucho tiempo. La convivencia para este tipo de parejas se convierte en un proceso de conceder al otro. Conceder desde la convicción de que le parece razonable la demanda del otro, desde la empatía con el otro y no desde el miedo a la pérdida.

Ninguno de los dos tipos de pareja es un modelo absoluto, ni es mejor o peor que el otro. Cada uno tiene sus beneficios y sus problemas. Por ejemplo, una pareja que se complementa porque uno de ellos busca ser cuidado y el otro disfrutar del sentimiento benevolente de ser cuidador, puede correr el peligro de no funcionar cuando el cuidador busque satisfacer su propio deseo.

En una pareja simétrica puede ocurrir que la ausencia de conflicto y de diferencia provoque en uno de ellos, o en ambos, aburrimiento y búsqueda de nuevos estímulos en otras personas o actividades llegando a no encontrar casi nada en la pareja.

También puede ocurrir que se encaje en ambos casos.

Simétrico o complementario son dos extremos de un continuo dónde todos podríamos identificar nuestra propia pareja. La cuestión es tomar conciencia de cuáles son las potencialidades de nuestra pareja y en qué asuntos nos tropezamos para poder conseguir encajar, durante el tiempo que dure, ya sean 3 años o toda la vida.

Deja un comentario