688 90 64 71
info@inspirapsicologia.com

La importancia de los procesos emocionales

Últimamente he estado pensando que le damos poca importancia a los procesos emocionales y a los procesos vitales. Vivimos las emociones como si fueran obstáculos a evitar y no permitimos que estén un tiempo. Sin embargo, tiene sentido que aparezcan en diferentes momentos de nuestra vida.

Cada emoción nos sirve, nos ayuda a entender, a desprendernos, a aprender, a avanzar y a muchas otras cosas. Tenemos prisa porque pasen rápido, sobre todo las que más nos duelen: la tristeza, la angustia, la ira o el miedo. Creo que es parte de la sociedad actual en la que priman los resultados y no tanto los caminos que nos llevan hasta ellos.

Hoy quiero proponer que nos quedemos en los procesos emocionales un tiempo. La tristeza suele aparecer cuando estamos en un momento de pérdida de alguien o de algo. Nos ayuda a entender que se fue y a reconstruir nuestras vidas de nuevo. Es un momento de recogernos, de estar más hacia adentro. La angustia nos pone en marcha, activa nuestras capacidades y recursos y nos lleva hacia los cambios que en algunos momentos necesitamos. El miedo nos advierte de que algo es peligroso y debemos alejarnos, actuando como protector y la ira nos libera de pesos que llevamos dentro.

Claro que cuando vivimos estas emociones no nos encontramos bien, a veces nos bloquean y no nos permiten seguir. Puedes necesitar ayuda de un profesional para poder procesar estas emociones, pero lo primero de todo es darte permiso para vivirlas.

En mi trabajo como psicóloga, me encuentro que la gente se siente “débil” por tener emociones de este tipo. Intentan pasar por encima de ellas y hacer como si no estuvieran. Y al final, siempre aparecen. Podemos contenerlas un tiempo pero no para siempre.

Hay muchos procesos emocionales y vitales importantes: una separación, el nacimiento de un hijo, un cambio laboral, el inicio de una relación o un cambio personal. Todos ellos requieren de atención por nuestra parte y de espacio para sentir. Claro que no todo es eso, también necesitamos tener recursos para afrontar las situaciones y muchas veces el apoyo de los nuestros.

Así que date permiso para vivir tus emociones, sean las que sean. Todas están bien. Todas merecen ser vividas.

emoción

emociones


¡Feliz miércoles!

Deja un comentario