688 90 64 71
info@inspirapsicologia.com

Terapia de pareja

Las parejas y sus problemas, cómo afrontarlos.

 

problemas de pareja

problemas de pareja

Existen muchos tipos de parejas y no todas tienen los mismos problemas, pero si podemos hablar de algunos de ellos que se presentan con frecuencia y de cómo afrontarlos.

Hay parejas que llevan poco tiempo juntas, que se están conociendo, otras que llevan tantos años juntos que creen saberlo todo del otro o parejas que se han distanciado a partir de un problema que surgió y que no supieron afrontar. En este artículo hablaré de las parejas que tienen problemas, pero obviamente existen parejas que mantienen un equilibrio y que disfrutan de bienestar. No se trata de rasgos estables, sino más bien de su capacidad de evolución y de adaptación a los asuntos a los que se van enfrentando a lo largo de su vida.

Cuando veo a una pareja por primera vez en consulta realizo una evaluación de los problemas que tienen en este momento, de los problemas que han tenido en el pasado y cómo los han afrontado y de cuál es su demanda actual, es decir, que quieren conseguir viniendo a terapia. Habitualmente lo hago con cada uno por separado, para que se sientan libres de hablar y para que tengan un espacio dónde expresar lo que sienten. Después los veo juntos y pongo en común las demandas de ambos para preparar los objetivos principales de la terapia.

Los problemas más comunes que suelen expresar las parejas son:

  • El lenguaje verbal o no verbal es agresivo, o hay uno de los dos que es más agresivo y el otro más pasivo (se calla más).
  • El tono emocional es negativo. Las parejas pueden intercambiar afectos positivos o negativos y todos son necesarios en la relación, pero a veces predominan más los afectos negativos, que son, por ejemplo, las quejas, la expresión de emociones negativas, la exigencia al otro o las recriminaciones.
  • La manera de interpretar el mensaje del otro en parejas con problemas suele ser negativo. Si hay varias posibles interpretaciones, probablemente se centren en la que sea más negativa.
  • Problemas en el desempeño de la pareja como padres. Conflictos y roles que cada uno desempeña. Diferencias en el estilo educativo, asunción de responsabilidades o límites
  • con la familia de origen de cada uno.
  • Hay humillaciones, críticas y desacuerdos.
  • En muchos casos se generan luchas de poder en la pareja y la relación es una especie de “campo de batalla” dónde todo vale como arma arrojadiza para intentar ganar el poder.
  • Contraqueja: cuando uno de los miembros de la pareja expresa un desacuerdo o queja al otro y éste no la recoge, sino que expresa otra queja. De esta manera de retroalimenta la queja, provocando la contraqueja y ninguno de los dos siente que su demanda está siendo reconocida por el otro, provocando la acumulación de quejas sin solución.
  • Pueden aparecer celos, a veces fundados y otras infundados. También puede haber infidelidades, que habitualmente son fruto de los problemas de pareja.
  • Se erosionan los reforzadores de la pareja. Muchas veces la pareja olvida que ha de dedicarse tiempo para “regar” la relación, compartir ocio, aficiones, conversaciones, salidas o cualquier tipo de reforzador que hubo al principio de la relación.
  • Puede haber dificultades sexuales como insatisfacción, falta de deseo, incapacidad de conseguir el orgasmo o desgaste. También puede ser que alguno de los dos tenga algún problema específico que haya que trabajar también como anorgasmia, eyaculación precoz, parafilias o impotencia.

La intervención con la terapia de pareja se hace de manera totalmente personalizada, realizando un análisis exhaustivo de los problemas que tiene la pareja, sus causas y las posibles soluciones. Pero hay algunos aspectos que se suelen trabajar en la mayor parte de terapias como son:

  • La comunicación: se trata de enseñar a la pareja una nueva manera de comunicarse asertivamente, para que puedan expresar sus desacuerdos y ser escuchados por el otro. También es importante que aprendan cómo escuchar activamente al otro y reconocer lo que está expresando. A veces es necesario trabajar la expresión de emociones positivas, ya que en general hay dificultad en la expresión emocional positiva y es importante comunicar lo que sentimos a la pareja. Tanto en la expresión de emociones positivas como negativas se trabaja la expresión verbal (qué decimos, que palabras utilizamos) y la expresión no verbal (gestos, caras, movimiento corporal).
  • Entrenamiento en habilidades de solución de problemas: se enseña a la pareja a afrontar los problemas de una manera resolutiva, dando un espacio a la definición del problema a afrontar, a la generación de posibles soluciones y a la puesta en marcha de la soluciones. Se trata de que cada uno pueda utilizar sus propias habilidades y realicen un trabajo en equipo que pueda aportarles buenos resultados en los problemas que vayan surgiendo.
  • Se trabajan las expectativas negativas del otro, que suelen aparecer cuando la pareja tiene problemas durante un tiempo. Ambos esperan del otro un comportamiento en función de lo que ha ido ocurriendo y esto les provoca un estado “a la defensiva” que dificulta cualquier tipo de solución. Es importante expresar lo que hasta ese momento ha sucedido y hacer un punto y seguido en las expectativas para poder aceptar los cambios que ambos van a ir haciendo durante el proceso.
  • Explicitación de las normas y ajuste en los acuerdos. Aunque no se hablen, la pareja conforma una serie de normas de funcionamiento en el inicio de su relación que son uno de los cimientos sobre los que se sostienen. Es importante explicitarlas, hablar sobre ellas y ver si ambos quieren seguir con ellas o modificar algunas que ya no les sean útiles para seguir creciendo y funcionando.
  • Aumentar las actividades gratificantes de la pareja, proponiéndoles compartir tiempo de ocio y bienestar.
  • Focalizar la atención hacia los aspectos positivos del otro, ya que cuando hay problemas se centran en lo negativo del otro y es difícil darle importancia a lo positivo.
  • Trabajar los problemas específicos de cada pareja.

Si queréis saber más sobre comunicación en pareja y problemas de pareja, aquí podéis escuchar una entrevista mía en la radio explicando cómo mejorar la comunicación en pareja.

Feliz miércoles!

Parejas simétricas y parejas complementarias

pareja

pareja

Las parejas se pueden clasificar de muchas maneras, aunque hoy las voy a definir con esta dicotomía: complementarias o simétricas. La terapia sistémica ha definido de esta manera las parejas y resulta muy útil para la comprensión y también para el trabajo terapéutico.

Las parejas simétricas o iguales parten de un punto de vista muy parecido. Tienen valores y personalidades muy parecidas. En un principio pueden ser parejas que encajen muy bien porque no hay lugar para las discusiones ni los choques. La convivencia resulta estable, fácil y simple. Quienes se incorporan a una pareja con este modelo, prefieren la estabilidad de la similitud que el enriquecimiento de la diferencia. Para quién este modelo es aceptable, porque no busca el crecimiento, sino más bien la ausencia de conflicto y la tranquilidad va a ser un modelo de pareja funcional.

Una pareja complementaria es una pareja en la que se produce crecimiento personal para los dos miembros. Ambos se nutren de las diferencias del otro y van creando su propio modelo de funcionamiento. Este proceso necesita de discusiones y conflictos, que se pueden vivir como fases de acoplamiento más que como un problema de pareja. Las parejas que consiguen este estado suelen hacerlo a través de una serie de crisis que van superando, y la unión se convierte en una fuente de enriquecimiento, digna de ser mantenida por mucho tiempo. La convivencia para este tipo de parejas se convierte en un proceso de conceder al otro. Conceder desde la convicción de que le parece razonable la demanda del otro, desde la empatía con el otro y no desde el miedo a la pérdida.

Ninguno de los dos tipos de pareja es un modelo absoluto, ni es mejor o peor que el otro. Cada uno tiene sus beneficios y sus problemas. Por ejemplo, una pareja que se complementa porque uno de ellos busca ser cuidado y el otro disfrutar del sentimiento benevolente de ser cuidador, puede correr el peligro de no funcionar cuando el cuidador busque satisfacer su propio deseo.

En una pareja simétrica puede ocurrir que la ausencia de conflicto y de diferencia provoque en uno de ellos, o en ambos, aburrimiento y búsqueda de nuevos estímulos en otras personas o actividades llegando a no encontrar casi nada en la pareja.

También puede ocurrir que se encaje en ambos casos.

Simétrico o complementario son dos extremos de un continuo dónde todos podríamos identificar nuestra propia pareja. La cuestión es tomar conciencia de cuáles son las potencialidades de nuestra pareja y en qué asuntos nos tropezamos para poder conseguir encajar, durante el tiempo que dure, ya sean 3 años o toda la vida.

Adelanto del libro: Introducción.. (ya queda poco!)

Hola a tod@s!!

Ya queda poco para tener entre mis manos el trabajo de todo este año: mi libro!! Como adelanto la introducción, para ir abriendo boca y que sepáis de que va a tratar..

“Cuando me propusieron escribir este libro tuve claro cuál sería el objetivo: hablar de la sexualidad de una forma cercana y comprensible, aportando información para que, al leerlo, puedas identificar tu propia sexualidad, tus límites, aprendizajes y normas. A partir de ahí decides si quieres o puedes cambiar algo de lo que no te funcione y refuerzas aquello que sí.

Para ello, en primer lugar planteo una visión global de la sexualidad. A medida que lo vayas leyendo, irás tomando conciencia de dónde has ido aprendiendo tu manera de hacer y de ser como individuo sexual que eres. Hay varios niveles en los que te estás formando constantemente: el personal, tu propia experiencia y otros sistemas concéntricos como tu familia, la sociedad y el momento histórico actual y esto también incide en tu sexualidad. También le dedico un espacio a las diferencias entre hombres y mujeres, porque sí, somos diferentes, en el buen sentido.

En la segunda parte del libro describo diferentes personalidades sexuales, tanto de hombres como de mujeres. He elegido como hilo conductor historias de pacientes y de personas cercanas, porque creo que es una buena forma de mostrar problemas que tienen las personas como tú y yo, y de los que no se suele hablar. El tema de la sexualidad es más profundo y complejo de lo que parece y, como tal, hay que tomarlo. Tiene muchos beneficios pero también muchas complicaciones. Tenemos información de sobra acerca del sexo pero no sabemos mucho. Sólo el acercamiento respetuoso y consciente a la sexualidad aporta la sabiduría necesaria para disfrutarlo realmente.

Cuando hayáis terminado de leer esta parte, podréis identificaros a vosotros y a vuestras parejas sexuales y espero que eso os ayude a entender algo más de qué ocurre en la interacción de dos personas.  La tercera parte del libro la dedico a aportar todo tipo de información y técnicas para manejarse mejor en la sexualidad, con la intención de servir como ayuda para aquellos que se están iniciando en el sexo y para aquellos que ya llevan tiempo, pero que quizá quieren mejorar su sexualidad.

Si me fijo en mi experiencia profesional como psicóloga, veo que cuando alguien tiene alguna dificultad en torno a la sexualidad o la pareja, le cuesta mucho más pedir ayuda, que para cualquier otro tipo de problema psicológico. En general pedir ayuda es difícil, por el proceso que requiere. Darse cuenta del problema, asumir que se necesita ayuda externa y desestimar los prejuicios todavía presentes en torno a la psicología (resumiéndolo mucho). Parece que la sexualidad sea menos importante que otros problemas, que de mucha más vergüenza o que no merezca ser tratado con ayuda profesional. Nos queda mucho camino por hacer y espero aportar mi grano de arena con las publicaciones que realizo en mi blog y con este libro. El camino todavía se presenta largo y costoso. Pasa por darle a las emociones la misma relevancia que a nuestra parte tangible, el cuerpo y la conexión que hay entre todas nuestras piezas.

A pesar de las dificultades que todavía tiene algo relativamente nuevo, como es la psicología, mi invitación para todos los que vayáis a leer este libro es a mirar más los asuntos emocionales y psicológicos y tomar la ayuda profesional como lo que es: una herramienta para poder afrontar procesos personales difíciles, conseguir cambios vitales importantes y una buena salud emocional.”

¿Cómo nos influye la pornografía?

La pornografía está en nuestras vidas y hombres y mujeres vivimos de manera diferente la relación con ella. A los hombres les suele gustar más que a las mujeres y a veces puede provocar problemas de pareja.

En este vídeo os explico cómo nos influye la pornografía, tanto la influencia positiva como la negativa; cómo gestionar la pornografía en la pareja; qué es lo más exagerado del porno y la nuevas tendencias.

 

Ya me contaréis vuestras opiniones!

Feliz comienzo de semana!